Nuestra Idea
Qué ofrecemos
Ideario
Estatutos

Noticias IDSE
Boletín actualidad

Viajes
Fiestas
Fútbol-7

Teatro
Rincón Literario

Foro
Encuestas

Información €uro
Links de interés
Historial web

 


MONEDAS

Las monedas tienen una cara común en todos los países de la Unión Monetaria Europea, y otra distinta para cada país.

En España están dedicadas a Cervantes, la Catedral de Santiago de Compostela y Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I.

Habrá 8 monedas diferentes (cada euro se divide en 100 céntimos).
 


1 euro
(166,386 ptas.)

2 euros
(332,772 ptas.)
   

1 céntimo de euro
(1,66383 ptas.)

2 céntimos de euro
(3,32772 ptas.)

5 céntimos de euro
(8,3193 ptas.)
     

10 céntimos de euro
(16,6386 ptas.)

20 céntimos de euro
(33,2772 ptas.)

50 céntimos de euro
(83,193 ptas.)



BILLETES

Los billetes, a diferencia de las monedas, son iguales en todos los países de la Unión Monetario Europea.

Habrá 7 billetes diferentes.


5 euros
(831,93 ptas.)

10 euros
(1663,86 ptas.)
   

20 euros
(3327,72 ptas.)

50 euros
(8319,3 ptas.)

100 euros
(16638,6 ptas.)
     

200 euros
(33277,2 ptas.)

500 euros
(83193 ptas.)
   



CÁLCULOS APROXIMADOS

Dado que 1.000 pesetas son 6,01 euros, para hacer cálculos aproximados con rapidez, podemos no tener en cuenta ese céntimo de euro, lo que supone despreciar una peseta por cada mil. Así, 6 euros son prácticamente 1.000 pesetas. Algunas equivalencias en esa línea:

2.000 pesetas = 12 euros

1.000 pesetas = 6 euros

500 pesetas = 3 euros

100 pesetas = 60 céntimos de euro

50 pesetas = 30 céntimos de euro



CALENDARIO EURO

  • Desde Julio de 2001
    - Notificación de los períodos automáticos de conversión de posiciones de euros a pesetas.
    - Recomendación de abrir todas las nuevas posiciones en euros.

  • Desde el 15 de Septiembre de 2001
    - Se inicia la conversión automática de las posiciones en pesetas a euros.
    - Se recomienda solicitar los talonarios en euros.

  • Desde el 1 de Diciembre de 2001
    - Se distribuyen a comercio las monedas y billetes solicitados.

  • Desde el 15 de Diciembre de 2001
    - Se empiezan a distribuir a los clientes los euromonederos, 43 monedas por valor de 12,02 euros (2.000 ptas).

  • El 31 de Diciembre de 2001
    - Deben estar todas las cuentas redenominadas a euros.

  • Del 1 de Enero al 31 de Marzo de 2002
    - Los contratos, impresos y el tablón de anuncios de las oficinas bancarias tendrán la primera información en euros, seguida de su contravalor en pesetas.

  • Del 1 de Enero al 28 de Febrero de 2002
    - Se inicia el período de canje de pesetas en euros.
    - Se admitirán ambas monedas como medio de pago en comercios.
    - Las oficinas bancarias no facilitarán moneda en pesetas.

  • Desde el 1 de Enero de 2002
    - Las operaciones realizadas con tarjeta de crédito se facturarán en euros.
    - Las operaciones bancarias como transferencias, cheques bancarios, etc, deben realizarse en euros.

  • Desde el 1 de Enero de 2002 y antes del 15 de Enero de 2002
    - Los cajeros automáticos empezarán a dar información y a dispensar efectivo en euros.

  • Desde el 1 de Marzo de 2002
    - La peseta dejará de tener curso legal y solamente se admitirá el cambio por euros.

  • Desde el 30 de Junio de 2002
    - El canje de pesetas por euros sólo se podrá realizar en las oficinas del Banco de España.



PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué países de la Unión Europea integran la zona euro?
Desde el 1 de enero de 1999, el euro es la nueva moneda de Alemania, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo y Portugal. Grecia la adoptó el 1 de enero de 2001.

¿Es posible pagar ya en euros?
Siempre que no sean pagos en metálico (cheques, transferencias?), sí, desde el 1 de enero de 1999.

¿Y cuándo podremos empezar a manejar la nueva moneda?
Con el objeto de que la población vaya adaptándose a las nuevas piezas, desde el 15 de diciembre de 2001 se podrá adquirir en las entidades financieras un paquete de 43 monedas euros por valor de 2.000 pesetas. Pero no se podrán usar hasta el 1 de enero de 2002. Desde ese día, y hasta el 28 de febrero del mismo año, convivirán las dos monedas. Es lo que se llama periodo de doble circulación. El adiós definitivo a la peseta llegará el 1 de marzo.

¿Qué ocurrirá durante los dos meses que dura el periodo de coexistencia?
Que podrá pagar en pesetas o en euros, aunque la tendencia es que poco a poco la peseta -que a partir del 1 de enero de 2002 sólo se podrá utilizar en los pagos en metálico- se vaya retirando de la circulación. Cuando vaya a comprar a un supermercado, por ejemplo, aunque usted pague en pesetas, la vuelta deberían dársela en euros.

¿Será posible escoger la moneda al sacar dinero en un cajero automático durante el periodo de doble circulación?
En principio, no. A partir del 1 de enero de 2002, los cajeros sólo deberían distribuir dinero en euros. Cuando no sea posible por problemas técnicos, la obligatoriedad será efectiva a partir del 15 de enero.

¿Dónde se podrán canjear las pesetas por euros?
Durante el periodo de doble circulación, usted podrá seguir pagando con pesetas, pero, si desea cambiarlas por euros, podrá hacerlo de forma gratuita en cualquier entidad financiera y en el Banco de España hasta el 30 de junio de 2002. Si llegada esa fecha, aún dispone de pesetas y quiere canjearlas por euros, ya sólo podrá efectuar el cambio en las sucursales del Banco de España. La operación seguirá siendo gratuita, y de momento no se ha fijado un límite de tiempo para poder hacerla.

¿Cuánto vale un euro?
Un euro equivale a 166,386 pesetas. Con la nueva moneda tendremos que volver a acostumbrarnos a los céntimos, ya que cada euro se divide en 100 unidades fraccionarias.

¿Cuántos euros serán necesarios para sustituir a las pesetas?
La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre española hace tiempo que inició la impresión y acuñación de unos 2.000 millones de billetes y 6.500 millones de monedas en euros, que sustituirán a los 8,5 billones de pesetas que circulan en la actualidad.

¿Cómo son los billetes de euro?
Hay siete billetes de euro, alguno de ellos con un valor muy superior al que estamos acostumbrados con las pesetas: de 5 euros (832 pesetas), 10 euros (1.664 pesetas), 20 euros (3.328 pesetas), 50 euros (8.319 pesetas), 100 euros (16.639 pesetas), 200 euros (33.277 pesetas) y 500 euros (83.193 pesetas). Los billetes son iguales en todos los países.

¿Y las monedas?
Habrá ocho monedas en circulación: 2 euros (333 pesetas), 1 euro (166,386 pesetas), 50 céntimos (83 pesetas), 20 céntimos (33 pesetas), 10 céntimos (17 pesetas), 5 céntimos (8 pesetas), 2 céntimos (3 pesetas) y 1 céntimo (2 pesetas). Las monedas tendrán un reverso común (en el que se refleja la unidad de la Unión Europea) y un anverso diferente para cada Estado, pero podrán utilizarse indistintamente en todos los países de la UE.

¿Qué es el redondeo?
Durante el periodo de doble circulación será obligatorio reflejar el precio de todos los artículos en euros (el contravalor en pesetas será voluntario). Para pasar de pesetas a euros habrá que dividir el importe en pesetas por el tipo de conversión del euro: 166,386 pesetas. El resultado nos dará una cifra con tres decimales. Dado que la peseta no tiene unidades decimales y el euro sólo tiene decimales hasta los céntimos, habrá que redondear al céntimo más próximo.

¿Cómo se hace el redondeo?
Si el tercer decimal es igual o superior a cinco, el segundo decimal se incrementa en una unidad. Por ejemplo, si una entrada de cine cuesta 900 pesetas, para saber su precio en euros habrá que dividir dicha cantidad por 166,386. El resultado de la operación es 5,409. Como la tercera cifra decimal es superior a cinco, el segundo decimal se redondea hacia arriba y el precio de la entrada sería de 5,41 euros. Cuando el tercer decimal es inferior a cinco, el segundo decimal no se modifica. Una barra de pan cuyo precio sea de 90 pesetas, al dividir por 166,386 nos daría 0,540. Como el tercer decimal es inferior a cinco, el precio en euros de la barra de pan sería de 0,54.

¿Y si necesitamos hacer un cálculo rápido?
En ese caso basta con tener en cuenta que 1.000 pesetas son 6,01 euros. Si no consideramos el céntimo de euro (lo que supone despreciar una peseta por cada mil), podemos establecer que 1.000 pesetas equivalen aproximadamente a seis euros.

¿Cómo defenderse de los posibles abusos?
Si durante el periodo de doble circulación comprueba que, después de aplicar la conversión y el redondeo, el precio de un producto en pesetas no se corresponde con su precio en euros, podrá reclamar el hecho ante cualquier oficina de atención al consumidor o en las asociaciones de consumidores. La situación cambia a partir del 1 de marzo. Desde esa fecha, el único medio de pago será el euro, y dado que los comerciantes tienen libertad para fijar el precio de sus productos, los consumidores, ante una subida injustificada de precios, sólo tendrán el recurso de comprar en otro sitio.

¿Qué va a ocurrir con los precios psicológicos?
La mayoría de los establecimientos, para vender más, recurren a los precios psicológicos (cercanos a una cifra redonda, pero sin sobrepasarla; por ejemplo, pantalón a 9.999 pesetas). El efecto psicológico se puede mantener con los decimales. Una camisa que cueste 6.000 pesetas, por ejemplo, podría venderse a 35,99 euros.

¿Cómo reconocer los establecimientos que cumplen con las normas de adaptación al euro?
Con la euroetiqueta, un distintivo que indica que el establecimiento al que vayamos a comprar acepta el Código de Buenas Prácticas. Este código implica que el comerciante, con motivo del cambio de moneda, asume una serie de compromisos. Entre otras cosas, deberá informar al consumidor y mantener los precios en euros sin que se produzcan subidas como consecuencia del cambio de moneda. Además expondrá los precios de todos los productos en euros y en pesetas, y garantizará que la conversión y el redondeo se han hecho correctamente.

¿El cambio de moneda va a modificar los contratos?
En ningún caso. Todos los contratos, deudas y derechos de contenido económico denominados en pesetas se redenominarán gratuita y automáticamente en euros el 1 de enero de 2002, sin que sea preciso realizar ninguna gestión al respecto. Por otra parte, debe saber que hasta el 31 de diciembre de 2001 puede seguir firmando sus contratos en pesetas.

¿Habrá que pagar más impuestos con el euro?
No, la conversión a la nueva moneda no supondrá ningún aumento impositivo. De hecho, desde el 1 de enero de 1999 ya se puede pagar en euros el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y el impuesto sobre sociedades. Para los tributos locales y la declaración de la renta habrá que esperar hasta el 1 de enero de 2002.

¿Se perderá poder adquisitivo?
Las nóminas y las pensiones tendrán idéntico valor cuando estén expresadas en euros, la mera traslación no va a afectar a las rentas; pero para saber si los ciudadanos perderán o no poder adquisitivo, habrá que esperar a comprobar cómo evolucionan los precios a medio y largo plazo.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas para los consumidores?
Los principales beneficiarios serán quienes viajen con frecuencia a los países de la UE con los que compartimos moneda. Evitaremos la tediosa operación de cambiar pesetas y olvidaremos las comisiones y las fluctuaciones de valor de las diferentes monedas?, señala Ileana Izverniceanu, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Otra de las ventajas será que la moneda única hará posible una comparación más objetiva y transparente de los precios de los distintos países, lo que, en principio, estimulará la competencia. Las desventajas pueden venir de un aumento de los precios durante el periodo de convivencia de las dos monedas y de los problemas de adaptación.

¿Dónde informarse y reclamar los posibles abusos?
Si quiere saber más sobre la nueva moneda, puede llamar al teléfono de la Campaña de Comunicación del Euro (901 11 20 02) o dirigirse a la Sociedad Estatal de Transición al Euro (teléfono 915 29 83 22). La Dirección General de Política de la Pyme, por su parte, tiene dos teléfonos (915 83 00 22 y 900 19 00 92) para resolver las dudas de la pequeña y mediana empresa. Para posibles reclamaciones, aparte de los tradicionales canales (oficinas municipales de información al consumidor, asociaciones de consumidores), existen euroobservatorios locales y autonómicos en los que están representados tanto los consumidores como los comerciantes.

   
   
  Sede IDSE: c/ Azahar, 9 - 28020 Madrid - Teléfono: 699 26 23 27 - E-mail: contacto@inquietudeuropea.com